Federación de Entidades de Fomento y Organizaciones Libres del Pueblo de Quilmes

info@federacionentidades.org.ar

Solo los hechos dan fe a las palabras

 

 

Foro de Libre Opinión

El Blog de las Entidades

 

Congreso de la Unión Confederativa de Organizaciones Sociales de la República Argentina en la provincia de San Luis, ponencia del Asesor de la Federación de Entidades de Fomento y Organizaciones Libres del Pueblo de Quilmes, contador Juan Albaytero.

Sobre la Privatización del Cobro de Impuestos

Propósito

La Federación de Entidades de Fomento y O.N.G.  del Partido de Quilmes, integrante de la Confederación de Entidades de Fomento y Juntas Vecinales de la Pcia. De Buenos Aires, me propuso compartir con Uds. sobre una cuestión quizás nueva, a la que se denomina  Privatización del Cobro de Impuestos.

Pero como la palabra Privatización tiene, con fundamento, mala prensa, mala fama, a estos procesos, se los ha dado en llamar Tercerización. Esta palabra quiere connotar que el Estado, en su actualidad, requiere del concurso de particulares para desarrollar mejor determinadas funciones.

Y aquí surge otra palabra Sinergia, referida al concurso activo y concertado de varios órganos o personas, para realizar una función.

Estas palabras nuevas,  Tercerización y Sinergia, son fuertes y parecen referirse a realidades nuevas. Mi proósito es intentar demostrar que, cuando se trata del Cobro de Tributos, no es nada nuevo, todo lo contrario y el resultado de estos procesos de privatización, son totalmente contrarios a los intereses generales.

 

Lo moderno que no es tal y del interés particular

Y para ver que no es una cuestión nueva, voy a utilizar una figura del Evangelio según Lucas, … Había en Jericó, un hombre rico llamado Zaqueo,  jefe de los que cobraban impuestos para Roma. … (Lc. 19.1 y ss.)

De la lectura de este texto surge fácilmente que Zaqueo era rico y que cobraba impuestos. Pero, debemos preguntarnos, ¿por qué se había hecho rico?

Zaqueo no era un simple cobrador, ni aún un jefe de cobradores. Los historiadores nos informan que en realidad, Zaqueo  alquilaba  la recaudación de los tributos de Jericó. O sea, le aseguraba una cierta recaudación, que satisfacía las apetencias del imperio, Roma. Todo lo que excedía esa recaudación era para Zaqueo y sus acólitos. De allí venía la riqueza, que se exteriorizaba en una vida de grandes fiestas. Cualquier parecido con la actualidad es válido. 

Y, ¿ a costa de quién se enriquecía Zaqueo y sus compañeros de andanzas? La respuesta es fácil de advertir. Los pobres, los indefensos eran las víctimas de este sistema. No solo por la exacción romana, sino también por la ambición y prepotencia de Zaqueo. El propio texto evangélico así nos lo dice.

Aquí surge claramente la primera cuestión, en estos procesos sin novedad, que está presente en todas las privatizaciones de la recaudación de tributos de cualquier Estado y que es la introducción de un interés particular entre la relación Fisco-Contribuyente

Este interés particular, que es a costa de los más pobres, fue fuente constante de abusos. Esta situación de abuso, fue de tal intensidad, que para ejemplificar, podemos ver un caso en lo que hoy es la Argentina. Para ello hay que remontarse a 1746 donde encontramos un antecedente histórico  en tal sentido: La Real Hacienda vendió en pública subasta la recaudación tributaria a un tal Agustín Garfias por cinco años.

Para mejor cumplir esa tarea, Garfias para llevarla a cabo, solicitó el uso de armas ofensivas y defensivas que le parezcan convenientes. Garfias no se si conocía a Zaqueo, pero sus métodos eran similares.

Con estas armas y mediante este sistema, Garfias reconoce y declara una ganancia del 40% por sobre lo recaudado para la Real Hacienda.

Ante semejante nivel de ganancia y con seguridad, con las noticias de los abusos que esa práctica conlleva, cuando termina Garfias su plazo de cinco años, la Real Hacienda nombra otro recaudador, con la condición de que la ganancia sea solo del 30%.

Para tener presente las consecuencias de estos procesos y quién los paga, de la misma manera antes en el caso de Zaqueo, los que tienen poder no quedan sometidos al recaudador. Así un comerciante llamado Francisco Alvarez Campana, no paga el tributo correspondiente por un cargamento que trae de España; aclarando que Alvarez Campana era el representante de una poderosa empresa mercantil de Cádiz; en cambio, Isidora Velásquez, campesina y viuda, la obligaron a pagar por el ganado que mataba para su diario alimento.

Esta será la constante en estos procesos. Los que cuentan en la sociedad, tendrán armas para  defenderse. Los pequeños y sencillos, son las víctimas primeras de estos procesos. Ya veremos cómo en nuestra Argentina, hoy, eso está sucediendo.

 

De la indelegabilidad de la función de recaudar y la violación del secreto fiscal

Para evitar la cuestión de la existencia de intereses particulares entre la relación fisco-contribuyente, fuente de permanentes abusos y el consecuente enriquecimiento de unos pocos a costillas de los más indefensos, la doctrina tributaria, en su evolución, determina que la facultad de recaudar es INDELEGABLE.

Esta afirmación se basa en la propia naturaleza de por qué TRIBUTAMOS, por qué PAGAMOS IMPUESTOS.

En un Estado moderno, nosotros los ciudadanos, sujetos de derechos y obligaciones, por el contrato tácito de integrar un Estado, aceptamos pacíficamente pagar tributos, en sus distintas formas – impuestos, tasas, contribuciones-, con el fin del sostenimiento de las funciones del Estado.

Y por esta relación jurídico-tributaria,  estamos obligados a suministrar informaciones particulares, que hacen a la determinación de la capacidad de contribuir.

Así, informamos sobre propiedades, empresas, personal, inversiones, etc. Estos datos, informaciones que brindamos, propios de la relación jurídico-tributaria, no pueden ni deben estar en mano de particulares. Por ello, el Estado, protege las informaciones que declaramos mediante el Instituto del Secreto Fiscal.

En nuestra legislación actual este instituto está recogido en el art. 102 Ley de Procedimiento Fiscal; en la Provincia de Buenos Aires, en el art. 137   Código Fiscal; en la Municipalidad de Quilmes art 69 de la Ordenanza Fiscal y Tributaria.

En ese mismo sentido se pronunció el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires:

Las tareas de fiscalización, verificación y recaudación de los tributos son funciones indelegables que hacen a la existencia misma del Estado.

La privatización de estas acciones, además de violar este principio, permitiría que sectores privados pudieran acceder a información y datos resguardados por el secreto fiscal.

Este pronunciamiento expreso fue ante versiones que indican una posible privatización de las funciones inherentes a la A.F.I.P. Las referidas versiones, no eran simples versiones, sino que fueron propósitos concretos de privatizar la recaudación tributaria nacional, en los años 2000 y 2001.

De lo expuesto, queda claro que, para evitar los abusos históricamente verificados, la función pública de recaudación de tributos es indelegable.

Sostener lo contrario, nos planteará lo que llamo la segunda cuestión. Que consiste en que quién se apropie de los procesos de recaudación tributaria, tendrá a su disposición, en todos sus niveles, la información de los contribuyentes, las bases de datos de los  Fiscos que lleven adelante estos procesos, lo que se traduce en una flagrante violación del Instituto del Secreto Fiscal.

Es que en los procesos, pretendidamente nuevos, de Privatización, Tercerización del cobro de tributos, o como se los denominen, la información que por esa relación jurídico-tributaria damos al Estado, quedan a disposición de quien se apropia del proceso. Las bases de datos, en todos sus niveles, quedan a disposición de particulares.

La pregunta obligada es ¿qué clase de secreto fiscal puede existir, si la información está en manos de particulares?

Toda la información queda a disposición de tales particulares, expuestas a los fines que quisiéramos imaginar.

La experiencia concreta, en nuestra realidad de la Argentina, nos muestra que la información fiscal, que debe ser secreta, en manos de un particular, sirve para quedarse con los bienes que interesen.

Cualquiera puede imaginar el ejemplo que quiera. En juego estarán los bienes, las empresas en particular, los recursos naturales como la tierra, el agua.

 

 La expereiencia concreta en la Argentina

Ahora bien, si esto es tan claro, la doctrina evolucionó y desarrolló procedimientos para perfeccionar la referida relación fisco-contribuyente ¿cómo es que surgen, en nuestra realidad, los procesos de privatización, de tercerización del cobro de impuestos?

Es aquí que tenemos que hablar de Quilmes, desde nuestro Quilmes. Desde 1994, mediante un procedimiento fraudulento, mediante sucesivos excesos sobre lo que las normas legales autorizaban, se termina denominando a la empresa Relevamientos Catastrales S.A. como la concesionaria del servicio de recaudación tributaria.

Nunca existió concesión alguna, pero se cobró y se cobran cifras millonarias por ello y sobre todo, se utilizó tal denominación, concesionaria del servicio de recaudación tributaria, para adjudicarse el antecedente de gestionar, gerenciar, administrar la recaudación tributaria de un Estado particular, de 600.000 habitantes. 

Con este pretendido antecedente, esta empresa Relevamientos Catastrales S.A. constituye la Unión Transitoria de Empresas TECSA con dos empresas SP Consultores S.A. y Recovery S.A. –ambas integradas por funcionarios del Banco Mundial Misión Argentina – y con la asistencia financiera del Credit Suisse First Boston –léase David Mulford-, firma con la Municipalidad de la Ciudad de Córdoba un contrato similar al de la Municipalidad de Quilmes, prácticamente idéntico.

Al año de vigencia del contrato, el Sindicato de Empleados y Obreros Municipales de la Ciudad de Córdoba, no solo advierte que se están cobrando sumas en más por el contrato, sino las profundas y verdaderas consecuencias que traería seguir con este contrato. Plantea lisa y llanamente su rescisión y califica al proceso de privatización de la cobranza de tributos como el corazón del monstruo. El lenguaje castellano nos permite estas precisiones. Esta definición comprende la totalidad del problema.    

Pero esa U.T.E. no se queda solamente en la Ciudad de Córdoba, sino que contrata con la Municipalidad de Pilar, en el NorOeste del Gran Buenos Aires.

A poco andar en ese Municipio, quienes sufren las consecuencias de estos procesos reaccionan, planteando, al igual que en Córdoba, que se rescinda el contrato.

Al respecto, cito los dichos del P. Guzmán, de la casa de DDHH, quien en un encuentro con el Intendente de la Municipalidad, le pidió concretamente a Zúccaro –Intendente en ese momento-  que anule el contrato con la privatizada. "Sabe a que venimos. Hay un Pilar de la opulencia y otro de la miseria. Necesitamos que ese dinero (que se lleva Tecsa) se destine al pueblo. La realidad de nuestra gente en la periferia es catastrófica.

Ante la oposición generalizada de las fuerzas vivas, las que advertían las consecuencias directas e indirectas de tal convenio, se plantea la rescisión concreta. Y es aquí donde surge claramente lo perverso de estos procesos. La referida U.T.E. les manifiesta que, si quieren rescindir que  lo hagan, pero que ellos no van a devolver la Base de Datos del Municipio.

De ello surge claramente lo que significa disponer de la información. Lo que era del Municipio, su base de datos, apropiado indebidamente por un particular, pasa a ser una poderosa arma de presión. Y en los hechos fue así, ya que la Municipalidad de Pilar debió pagar una importante indemnización para poder recuperar lo que era de ella.

Como es fácil de comprender, las sumas pagadas por indemnización, se le restaron a los servicios necesarios para los más pobres.

Estos procesos, a partir del antecedente de Quilmes, se llevó adelante en la Municipalidad de Resistencia –Chaco-; San Lorenzo         y Venado Tuerto –Santa Fe-; Cañuelas – Buenos Aires-.

En la Pcia. de Neuquén, Relevamientos Catastrales S.A., teniendo como principal proveedor a SP CONSULTORES S.A. lleva adelante la realización de un Digesto de la legislación de la Provincia. ¿Quién financia este contrato? No podía ser otro que el Banco Mundial.

En la Pcia. de Salta, otra de las empresas vinculadas, Recovery S.A. gerencia o ha gerenciado  las liquidaciones de las regalías petroleras que le corresponden a la Provincia.

Por último, puntualizo el caso de la Pcia. de Corrientes. La recaudación tributaria de la Provincia, por medio de una contratación directa entre el privatizado Banco de Corrientes y la empresa Karstec S.A. se privatizó a favor de esta, en un tipo de contrato similar al de la Municipalidad de Quilmes.

¿Qué antecedentes tenía Karstec para semejante contratación?. Ninguno, sencillamente se le atribuyó a Karstec S.A. los pretendidos antecedentes de Relevamientos Catastrales S.A. y de la antes referida T.E.C.S.A. U.T.E. En este caso, hay que rastrear el apellido Karsten, que fue uno de los firmantes del contrato de Relevamientos Catastrales S.A.

Esta empresa  Karstec S.A., desde octubre de 2004, dispone de la totalidad de la información fiscal de la Pcia. de Corrientes. Pensemos al respecto solamente en dos cuestiones referidas al agua dulce, bien escaso por excelencia, el Estero de Iberá y el Acuífero Guaraní. Creo que no son dos cuestiones menores y que estarán expuestas a los intereses y ambiciones de quién dispone de la información.

Con seguridad, el elenco de procesos que detallé, no está agotado. Quien lee estas líneas seguramente encontrará procesos similares en otros Estados particulares de nuestra Argentina. Al respecto se pude investigar las Pcias. de Catamarca, Formosa y Misiones o el Municipio de Luján. Es interesante constatar los personajes que están atrás de ellos. Con seguridad, esos personajes no defienden los intereses del pueblo sencillo.

Esta experiencia en nuestra Argentina, se ha desarrollado en escasos poco más de 10 años. Me pregunto, ¿cuántos argentinos saben de ello?.

 

De las justificaciones a los procesos de privatización

¿Cuál ha sido la justificación a todos estos procesos? Al respecto cito textualmente los considerandos de una Ordenanza Preparatoria de la Municipalidad de Florencio Varela. Este proceso quedó trunco, por la oposición organizada del pueblo, pero tenía por fin la privatización de la recaudación tributaria de todas las Municipalidades del Gran Buenos Aires. Los considerandos afirman:

Que el Estado necesita de la herramienta de la recaudación para poder cumplir con los fines que todo estado debe cumplir…

Que es necesario incorporar tecnologías, inteligencia, ideas y EXPERIENCIAS para lograrlo…

Que cumplir con sus fines es prácticamente imposible, ya que su instrumentación necesita de un despliegue de esfuerzos humanos, técnicos y económicos que la Administración no está en condiciones de solventar por sí sola …

Expte. 18.628/04 – Ordenanza Preparatoria Fcio. Varela

Estos argumentos hablan de incapacidad, de imposibilidad del Estado para poder cumplir con sus funciones.

Por otro lado, hablan de experiencias. Si realmente se profundiza en las experiencias concretas y en sus consecuencias, con seguridad ni se plantearían llevarlos adelante.

La realidad es que la incapacidad no es del Estado, sino de aquellos que tienen la responsabilidad que han asumido. Yo creo que la incapacidad aludida, en realidad esconde el interés particular de apropiarse de funciones que son indelegables y que serán fuente  de grandes negocios. La ambición sin límites, la codicia y la posibilidad concreta de perpetuarse en el poder son la razón cierta de estas propuestas.

La misma argumentación se usó para el proceso licitatorio de la Municipalidad de Santa Fe – Pcia. de Santa Fe – La licitación se suspendió dos días antes de la presentación de ofertas. ¿Adivinen qué empresa se presentaba?. Una era Recovery S.A. y la otra una ignota empresa de Córdoba, recién creada al efecto. La matriz del negocio siempre es igual. Solo pueden cambiar alguno de los actores.

 

De las consecuencias. La construcción de poder

Si volvemos a Zaqueo, recordaremos que el se hizo rico a costa de los pobres.

Si recordamos las palabras del P. Guzmán en el caso de la M. de Pilar, vemos que el pago a las privatizadoras, le quitan dinero a los que más necesitan.

Esta es la primera consecuencia directa, que es detraer importantes recursos a los presupuestos públicos en pos de una mejora de la recaudación, que difícilmente se verifica.

Para el caso particular de Quilmes, pero que es similar en otras jurisdicciones, el costo anual es del orden de $ 10.000.000.00 y la recaudación relativa - % de recaudación efectiva/recaudación teórica -no es distinta a las de otros Estados similares.

Pero la segunda consecuencia directa es que, al igual del ejemplo de Garfias, aquel del Virreinato, los más expuestos, los más pobres son las víctimas directas de procedimientos arbitrarios de quienes se han apropiado de la Recaudación Fiscal.

Quién se apodera de la función de recaudación de un Estado particular, exigirá, especialmente a los más débiles, el pago  de períodos prescriptos; Honorarios y Gastos Judiciales inexistentes y para nada tendrán en cuenta las situaciones de precariedad económica

 

No olvidemos al respecto la primera cuestión, que es el interés particular en la relación Fisco-Contribuyente

Desde donde afirmo esto, ¿desde la situación en Quilmes?. No, haré referencia concreta al caso de Resistencia – Chaco.

Para ejemplificar, cito al diario El Norte de la ciudad de Resistencia – Chaco, en un artículo del 21/03/2005 titulado Los contribuyentes, a la buena de Dios ante el gerenciamiento tributario.

Cito solo dos párrafos:

El problema consiste concretamente en que, en estos casos, se exige (al contribuyente) como requisito previo para emitir los comprobantes de liberación, que se abone al abogado un porcentaje en concepto de honorarios”, dice el informe, que señala que “ni el cobro de honorarios ni su porcentaje surge de normativa legal alguna”.

…Básicamente, se estaría obligando a los contribuyentes a abonar honorarios profesionales en etapa extrajudicial, impidiéndoseles acceder a un plan de pagos que les permita saldar sus deudas por estar bloqueadas sus cuentas en el municipio, añade el informe del Tribunal de Cuentas.

Aquí habría que enmendar la plana del diario Norte. Los contribuyentes no están a las buenas de Dios, todo lo contrario. No es voluntad de Dios lo que les sucede a los contribuyentes, sino que es la consecuencia natural de estos procesos. Los contribuyentes quedan a las malas de Relevamientos Catastrales S.A.

Queda claro que esta conducta irregular, solamente se aplica a los que no tienen como defenderse y que, al ver amenazado su único bien, cae en la trampa que le han tendido.

Y ¿cómo es posible esto?. La realidad es que la concesionaria, la gerenciadora, la tercerizada, se ha constituido en un PODER dentro del PODER del propio Estado.

A las pruebas me remito. La realidad que describió el Diario El Norte, es eso una realidad, a pesar que el 27/12/01, por Resolución del Concejo Deliberante se ENCOMENDO al Ejecutivo Municipal para que Relevamientos Catastrales y los Estudios Jurídicos debían otorgar el correspondiente CERTIFICADO DE LIBERACION a fin de que el contribuyente pueda gestionar un plan de pagos con el Municipio, todo ello sin costo alguno para el contribuyente ni para el Municipio.

Por el artículo del Diario El Norte, ya hemos visto que esto no fue atendido ni por Relevamientos Catastrales S.A.,  ni por los Estudios Jurídicos y esto es así porque el interés particular está por sobre el interés general y el bien común.

 

De todo esto surge la Tercera cuestión que es la construcción de un poder espúreo, cuestión a la que yo considero fundamental.

La combinación del interés particular en la relación Fisco-Contribuyente, la disposición a todo nivel de las bases de datos de los distintos Fiscos y plazos de los contratos que exceden a los plazo legales los distintos gobiernos, significan una CONSTRUCCION DE PODER ESPUREA, que vacía de contenido al Estado que privatice su recaudación tributaria.

 

Conclusión

Volviendo al relato evangélico, Zaqueo se convierte y devuelve con creces lo que le quitó a los pobres.

En nuestra realidad, no abundan los Zaqueo, sino todo lo contrario y con  seguridad no hay quien devuelva lo que se apropió indebidamente.

Ante ello y teniendo siempre presente que estos procesos, que vacían al Estado de contenido,  son como el agua, que siempre busca la grieta por donde penetrar, se nos plantea a todos y cada uno de nosotros la disyuntiva de que tipo de Estado queremos:

                   Un Estado fuerte, sólido, no dogmático, que utilice todos los recursos técnicos y humanos disponibles, siempre dirigidos a un objetivo único: el bien común;

                   O

                   Un Estado Privado, es decir un Estado no solo al servicio de unos pocos, sino y fundamentalmente donde unos pocos se apropian del Estado, mientras las grandes mayorías ya no serán ciudadanos, sujetos de derechos y obligaciones, para pasar a ser solo sujetos de obligaciones de un mercado cautivo y esclavo.

                   La opción  sostenida y concreta es y será de todos y cada uno de nosotros.

                   Dejar que esta cuestión, como otras que afectan nuestras vidas, sea decidida en cenáculos cerrados, constituye y constituirá  siempre grave omisión. 

                   El planteo, la pregunta seguirá vigente. ¿qué Estado queremos?, ¿seremos simples espectadores de las decisiones que nos afectan?       

San Luis, Mayo de 2006